La Herradura

Fisioterapia
Invasiva

Punción seca

La punción seca es una técnica invasiva dirigida a desactivar los puntos gatillo musculares o miofasciales para así hacer un reset y relajar el músculo diana.

¿Qué es un punto gatillo?

Un punto gatillo es un nódulo palpable o un foco irritable dentro de una banda tensa muscular (conjunto de fibras dentro del musculo con mayor tensión que el resto), que al presionarlo genera dolor y se desencadena un mapa de dolor referido, es decir, un dolor a distancia característico y específico de cada punto gatillo. Sí es un punto gatillo activo, al presionarlo el paciente lo relacionará con su dolor referido.

Es una técnica que consiste en introducir una aguja estéril en el músculo hasta llegar al punto gatillo para estimular la placa motora y el huso neuromuscular disminuyendo de forma inmediata el dolor que tiene el paciente y produciendo una relajación muscular refleja con aumento de la elasticidad. Durante la técnica no se inyecta ningún tipo de sustancia, de ahí su nombre “seca”.

Dentro de esta técnica podemos encontrar dos tipos: superficial (sin llegar al punto gatillo) o profunda (la aguja atraviesa el punto gatillo).

¿Produce molestias?

Es una técnica que puede ser molesta en el momento de su aplicación y dejar molestias en la zona durante 24h-48h (similares a las agujetas); Sin embargo es una buena opción de tratamiento a tener en cuenta por su eficacia en el alivio rápido de los dolores, que funciona mejor si se combina con otras técnicas activas y pasivas de tratamiento.

En algunos casos se debe de acompañar con ecógrafo para guiarnos y hacerlo de manera segura, sobre todo cuando se va realizar en músculos de difícil acceso o donde haya implícito algún riesgo de puncionar alguna estructura anatómica importante y delicada como vasos sanguíneos (arterias, venas), nervios, vísceras, ganglios linfáticos.

Por existir este tipo de problemas, y por ser una técnica invasiva a lo que no todo el mundo está acostumbrado, es necesario que el fisioterapeuta explique bien todo el proceso antes de emplear la técnica, dándole al paciente información sobre ventajas, inconvenientes y también sobre otras alternativas de tratamiento.

La punción seca, la neuromodulación percutánea y la EPTE forman parte de la fisioterapia invasiva

Neuromodulación percutánea

La técnica de neuromodulación percutánea ecoguiada se define como la estimulación eléctrica a través de una aguja con guía ecográfica de un nervio periférico en algún punto de su trayecto o de un músculo en un punto motor con un objetivo terapéutico.

Es decir, utilizaremos una aguja de punción asociada a una corriente eléctrica de baja o media frecuencia buscando una respuesta sensitiva y/o motora al estimular el nervio periférico.

Una técnica, en definitiva, que nos permite estimular de manera muy precisa el nervio periférico a nivel de su raíz y de su trayecto.

Es imprescindible por seguridad y efectividad que esta técnica se aplique con ecógrafo. La fisioterapia ecoguiada requiere un alto conocimiento de la anatomía humana por parte de este profesional.

La aplicación se basa en la estimulación con una aguja de punción asociada a una corriente eléctrica de baja o media frecuencia buscando una respuesta sensitiva y/o motora al estimular el nervio periférico, logrando una respuesta motora al estimular el punto motor.

Recordemos que la neuromodulación es una técnica segura, efectiva y prácticamente indolora. La neuromodalación percutánea es una de las técnicas más solicitadas entre nuestros pacientes.

Al prometer una recuperación más rápida y con mejor pronóstico, esta terapia se ha hecho un hueco entre deportistas de diversas disciplinas o trabajadores; para los primeros, por ejemplo, este tipo de terapia puede influir positivamente en el tratamiento de sus lesiones o incluso en una mejora de su rendimiento deportivo; A continuación, te dejamos una serie de indicaciones y contraindicaciones que encontramos a la hora de aplicar esta técnica; las contraindicaciones, como verás, se basan exclusivamente.

Electrolisis percutánea terapéutica (EPTE)

La electrolisis percutánea terapéutica (EPTE) es una técnica revolucionaria para el tratamiento de tendinopatias. Utiliza microcorrientes galvánicas para que la aplicación sea prácticamente indolora para el paciente. Es una técnica efectiva, rápida en su aplicación, y que acorta los tiempos de recuperación del paciente.

La electrolisis percutánea terapéutica una técnica invasiva que consiste en la aplicación de microcorrientes galvánicas a través de una aguja de acupuntura de manera ecoguiada para ser precisos y acceder a la zona lesionada del tendón. El objetivo es provocar una reacción física en el tendón, generando una inflamación controlada necesaria para estimular y poner en marcha los mecanismos de autorrecuperación del cuerpo, que por sí solos no eran capaces de regenerar las fibras tendinosas.

En definitiva, es una técnica en la que a través de una aguja se aplica una microcorriente para activar los procesos de regeneración en el tejido lesionado. Indicada para todo tipo de pacientes, la EPTE es idónea para deportistas de élite, pero también para el resto de pacientes que vengan con problemas tendinosos.